Dolor de espalda en ancianos.

En ancianos, a diferencia de lo que se recomienda en pacientes más jóvenes, muchas guías recomiendan realizar estudios de imagen en las primeras 4-6 semanas desde que aparezca dolor de espalda sin irradiación radicular, por la mayor probabilidad de que presenten alguna enfermedad orgánica grave subyacente, aunque ello puede llevar a descubrir hallazgos anormales  “incidentales” en columna (hasta un 90% de los casos), lo que puede iniciar una cascada de estudios sin ningún beneficio para el paciente.

En este interesante estudio, de cohortes prospectivo, los autores verifican la evolución a los 12 meses de 5239 pacientes, de EEUU, mayores de 65 años comparando a aquellos a los que se les hizo una prueba de imagen en las primeras 6 semanas desde el inicio del dolor (radiografía simple de columna lumbar o tórax, TAC o RMN de columna lumbar o dorsal) de aquellos a los que no se les hizo.

El resultado principal que midieron fue la discapacidad por dolor en espalda o piernas medida mediante un cuestionario estandarizado (Roland-Morris) cuyo valor oscila entre 0 y 24 (mayor discapacidad a mayor valor).

A los 12 meses el grupo de pacientes con radiografías simples o con TAC/RMN (8.54 puntos)  no diferían de los controles (8.74 puntos) en el grado de discapacidad, por lo que los autores concluyen que el valor de estas exploraciones complementarias antes de las 6 semanas del inicio del dolor es incierto.

La referencia del artículo es: JAMA 2015; 313 (11): 1143-1153. doi: 10.1001/jama.2015.1871.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s