¿Un nuevo tratamiento para la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana, proceso muy frecuente en mujeres en edad fértil, es una infección polimicrobiana en la que se asocian la reducción en la presencia Lactobacillus junto con el incremento de Gardnerella Vaginalis y otras bacterias anaerobias gram  negativas como Prevotella y Mobiluncus. Además de empeorar la calidad de vida de las mujeres, por las molestias que ocasiona,  aumenta el riesgo de otras infecciones de transmisión sexual, entre ellas la producida por VIH, , favorece la aparición de enfermedad inflamatoria pélvica y puede provocar complicaciones en mujeres gestantes. No está clara su patogenia.

El tratamiento estándar, que se recomienda para las mujeres que tengan síntomas, puede hacerse con metronidazol 500 mg/12 h vía oral 7 días, metronidazol gel 0.75% 5 gr intravaginal diaria 5 días o con clindamicina crema al 2% intravaginal diaria durante 7 días. Estas pautas presentan una tasa de curación al mes del 60 al 90%, aunque un 12-24% de las mujeres desarrollan vaginitis por cándidas tras el tratamiento. No se recomienda el uso intravaginal de probióticos.

El cloruro de decualinio se ha autorizado hace poco en España para el tratamiento de las vaginosis bacterianas. Es un antiséptico efectivo frente a bacterias gran positivas, gram negativas, hongos y protozoos.

En el estudio que se adjunta se comparó el efecto de cloruro de decualinio (tabletas vaginales de 10 mg, una diaria 6 días) frente a la pauta de clindamicina descrita más arriba (crema al 2%) en 321 mujeres con vaginosis bacteriana (164 con decualinio y 157 con clindamicina).

Se hicieron seguimientos a los 7 y los 25 días. Los porcentajes de curación clínica fueron similares (81.5% con decualinio y 78.4% con clindamicina) a los 7 días y también a los 25 días (79.5% y 77.6% respectivamente). Se emplearon los criterios de Amsel para valorar la curación clínica: flujo cremoso, gris y homogéneo; test de aminas positivo; pH mayor de 4.5 y presencia de células clave (se necesitan 3 de estos 4 criterios para el diagnóstico de Vaginosis Bacteriana por Gardenella, pero en el estudio se exigieron todos como criterios de inclusión y, cuando valoraron la curación se exigía la ausencia de células clave y al menos dos de los otros dos criterios ).

La tolerancia fue similar (leucorrea 9.2% y 4.6%; picor vulvar 4.9% y 8.5%).

Los autores concluyen que decualinio es tan eficaz como clindamizina y tiene algunas ventajas: es menos vulnerable a la aparición de resistencias por la gran concentración que alcanza en el lugar del tratamiento, no tiene prácticamente efectos sistémicos y parece ser seguro su empleo durante la gestación (aunque como indica en ficha técnica solo debe emplearse si se considera estrictamente necesario).

No obstante este fármaco no figura en la guía de los CDC, que se acaban de publicar actualizadas, como alternativa terapéutica al tratamiento estándar: http://www.cdc.gov/std/tg2015/tg-2015-print.pdf

El estudio comentado puede consultarse en: Cloruro de Dequalinium

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s